La magia de la Isla Decepción 
Cuando alguien viene a trabajar en un proyecto por primera vez y lo hace en Decepción todo son sentimientos encontrados. Uno espera encontrar parajes blanco-azulado, reinados por los vientos antárticos y por el frío. Hay algo cierto en esa idea preconcevida sobre Decepción; lo relativo al frío y al viento. Pues Decepción se encuentra en el reino de estos dos dioses y la primera visión de la Isla suele encojer el corazón. Decepción suele estar cubierta por nubes, una especie de boina que hace que durante una campaña dejemos de ver el Sol de forma habitual.


(Foto de Laura Nuñez Pons)


(Foto de Benito Martín)

Con el viento arreciando, el frío cada vez más tangible y los colores negros de un piroclasto que se empeña en robar a las nieves ese atractivo color blanco luminoso, Decepción ofrece un aspecto algo lúgubre, al menos aparentemente. Esa primera impresión irá siendo sustituida por un sentimiento cada vez más cálido hacia la Isla a medida que uno pasa tiempo en ella. Decepción es un volcán, uno de los tres emergidos de la islas Shetland del Sur; y de los tres el único activo. A pesar de estar cubierta por glaciares en un porcentaje grande, cerca del 70 u 80 por ciento, estos en su mayor extensión son glaciares negros. Pero estos son datos fáciles de encontrar en Internet. Lo que no se puede encontrar fácilmente en Internet es la sensación que se tiene al trabajar y vivir en Decepción durante una campaña antártica. En mi caso trabajar en los cerros "pelones" de piroclastos caracterizados por fuertes pendientes, cerros incommodos de subir que forman las paredes de algún antiguo crater de anteriores erupciones, y en encallejonados valles ocultos para aquellos que ven la Isla desde los accesos de las playas. En todos los casos, el rey de esos lugares es el viento, un viento frío que sopla sin cesar y que te obliga a cubrirte completamente hasta desaparecer debajo de los cortavientos, guantes, pantalones de tormenta, forros polares, gorros y demás ropa de abrigo. Mientras trabajas en estas condiciones aprendes a entrenar la paciencia con ése que reina en este mundo. Entre la ropa que te aisla físicamente del entorno y el ulular del viento que aisla tus pensamientos, de repende, sin saber desde cuándo ni por qué, te encuentras mirando hacia tu interior, quizá buscando los límites del aguante físico o intentando evadirte del castigo físico que supone trabajar en esas condiciones.


(Foto de Segavdec-flux)


(Foto de Segavdec-flux)

En Decepción se mezclan los colores, ocres, rojos y amarillos tierra con el blanco de los glaciares y el negro de los piroclastos, aquí los cerros se levantan con formas suaves junto a los fuertes cortados que configuran las crestas que separan el anillo exterior de la Isla y las playas de la bahía interior. Decepción tiene forma de C, abierta hacia el Sureste por un estrecho paso. Al fondo, la playa de Fumarolas separada del exterior por la Cresta Stonethrow. Éste es uno de esos lugares mágicos de la Isla pues en ella habita el espíritu de Decepción, el Hombre de Piedra. Cuando uno le hace una visita al Hombre de Piedra y se encuentra las Crestas entre las nubes con sus colores ocres, negros y amarillos tierra la vista es sobrecogedora y la magia flota en el ambiente. Los valles que aparecen tras cualquiera de los collados que se atraviesan en las marchas de aproximación pueden mostrarte una auténtica sinfonía de colores sobre una base negra de aspecto lunar y su visión suele provocar una sensación de libertad y pequeñez que le marca a uno para siempre.


(Foto de Segavdec-geo)


(Foto de Javier Cristobo)

[ add comment ] ( 595 views )   |  permalink  |  $star_image$star_image$star_image$star_image$star_image ( 3.1 / 122 )

<<First <Back | 1 | 2 | 3 | 4 | 5 | Next> Last>>