Pansatonic Antártico (II) 
Dedicado a todos, porque todos hemos sido "María"; pero especialmente, a esos que se dejan los riñones en sus días de "María". Aunque no se diga, siempre se nota el trabajo hecho con cariño. Gracias...



Me hubiera gustado terminar la anterior entrega, la primera parte de Pansatonic Ant�rtico, con el pen�ltimo p�rrafo, pero creo que el �ltimo era necesario para introducir esta segunda parte.

No hay duda que todos los d�as de la campa�a son diferentes. Pero si tuvieramos que contar los d�as que pasaron entre dos sucesos distintos en dos d�as diferentes, casi seguro que nos llevar�a un buen rato y tendr�amos que tirar de los diarios de trabajo. La rutina descrita en la entrega anterior hace que los d�as empiecen a pasar sin que seamos conscientes. Solo hechos muy notables, como los d�as de Noche Buena, Navidad y A�o Viejo, hacen patente la velocidad vertiginosa a la que corre el tiempo durante la campa�a. Ya se coment� algo de esto en Tiempos y Pausas. Esto es lo que intento hacer llegar con estas dos entregas; que los d�as vuelan y que esa rutina camufla la velocidad con la que el tiempo est� pasando, lo mismo que ocurrir�a si todos los d�as fuesen iguales.

Tambi�n coment� algo en ese �ltimo p�rrafo al que he hecho referencia sobre los habitantes de la BAE que desarrollan "vidas paralelas". Exactamente no son vidas paralelas pues hay d�as en los que la BAE impone su ley y paralela o no paralela, la vida, los d�as de "Mar�a" son los d�as de "Mar�a". En la BAE vive un grupo de personas con las misma necesidades que cualquier comunidad. Hay que mantener servicios: agua corriente, luz, recogida de basuras y aguas negras, limpieza de zonas comunes, lavander�a, comidas, etc. El agua corriente, la luz o el tratamiento de aguas negras est� asignado a los equipos de mantenimiento, motores o gesti�n medioambiental. Pero la puesta y retirada de los desayunos, la comida y la cena, la limpieza de las zonas comunes y la retirada de las basuras se hace entre todos. Cada d�a, sobre un grupo de dos personas recaen fundamentalmente esas tareas.


(Foto de Benito Mart�n)

Las "Marias" son asignadas por el jefe de base y pueden cambiarse con otros compa�eros por necesidades de los proyectos, con una restricci�n, al final, antes de salir de la base tienes que hacer el n�mero de MArias que te tienen asignadas, o alguien de tu proyecto, o alg�n amigo, las tiene que cubrir. Lo normal es que cada uno haga sus "Mar�as" sin mayor problema, salvo por alg�n cambio en las fechas.


(Foto de Javier Cristobo)

Las "Mar�as" comienzan el d�a levant�ndose a las 7:30, preparan el desayuno para el resto de la BAE (28 a 30 personas en primera fase de esta campa�a y picos de 38), ponen la mesa, sirven el desayuno y recogen la mesa. preparan lavaplatos, barren y friegan el suelo de las zonas comunes, limpian los 4 servicios y ayudan en cocina, al cocinero en lo que �ste indica. Reponen desde los almacenes las bebidas y comestibles que hacen falta. Adem�s organizan el turno de lavadoras y duchas. Ponen mesa para la comida, sirven la comida y recojen y limpian la loza y la cocina. Con la cena hacen lo mismo, pero adem�s dejan limpias las cafeteras y la lechera para las "Mar�as" del d�a siguiente. Adem�s retiran las basuras de los distintos tipos. Esto deja �nicamente tiempo libre para trabajar en los proyectos durante media ma�ana y algo m�s en la tarde. Pero uno de los documentos que se firma en un proyecto de investigaci�n con uso de instalaciones ant�rticas es la aceptaci�n de realizar todo tipo de tareas necesarias para el funcionamiento de la BAE.



A cambio de este esfuerzo, las "Mar�as" tienen varios privilegios: ponen la m�sica que quiren en la BAE y nadie se la puede quitar o variar el volumen y tienen prioridad en las duchas y en la lavadora. Adem�s hay un beneficio a�adido. Los compis de Mar�a, suelen hacer buenas migas. Esto era m�s evidente cuando las parejas de Mar�a se formaban para toda la campa�a y adem�s no hab�a cocinero con lo que a las tareas antes indicadas se le incorporaba la de hacer comidas y pan. Yo apend� a hacer pan, cemento y a soldar en las campaa�as ant�rticas. Y guardo gran recuerdo y contacto con Gilberto, mi compi italiano de Mar�a en la campa�a 1998/1999. A partir de esa campa�a se rompieron las paraejas de Mar�as...


(Foto de Benito Mart�n)


[ add comment ] ( 827 views )   |  permalink  |  $star_image$star_image$star_image$star_image$star_image ( 3 / 169 )

<<First <Back | 1 | 2 | 3 | 4 | 5 | Next> Last>>